5 consejos para controlar la hipertensión

5 consejos para controlar la hipertensión

La presión alta es un mal irreversible en el que las vías sanguíneas más pequeñas se angostan o las arterias pierden su elasticidad general, lo que obliga al corazón a bombear con más fuerza para abastecer de sangre a todos los órganos. En la consulta odontológica es normal que nos lleguen pacientes con esta condición; hay que tener en cuenta que cada uno de ellos se debe tratar con cuidado especial, puesto que ante la aplicación de un anestésico local, un cambio repentino de postura o simplemente el stress de la consulta podría alterar su presión arterial. Lo ideal es seguir las siguientes medidas:

  1. Monitorear su presión regularmente, sin obsesionarse, procurando que esta revisión sea siempre a la misma hora y en condiciones semejantes.
  2. Practicar una rutina de ejercicio adecuada a la edad, ya que esta actividad favorece la buena circulación sanguínea, ayuda a lograr oxigenación adecuada y eliminación de grasas, además de que fortalece al corazón.
  3. Eliminar hábitos dañinos asociados con el padecimiento, como consumo de alcohol, tabaco y mala alimentación (disminuir el consumo de sal), pues son estimulantes que aceleran el ritmo cardiaco y favorecen la hipertensión.
  4. Regular tensión y estrés, ya que ambos son causas de hipertensión; se debe procurar una vida tranquila para controlarse mejor y, de ser necesario, se recurrirá a estrategias o rutinas de relajación: acostado o sentado, se respirará profundamente 3 ó 5 veces, y se relajarán en forma paulatina piernas, tronco, brazos, cabeza y cuello, pensando en un color que ayude a tranquilizarse
  5. Tomar puntualmente las medicinas que el médico recete, siguiendo estrictamente los horarios y dosis indicadas; nunca se abandonará el tratamiento (aunque los valores al tomar la presión hayan vuelto a la normalidad), salvo orden del especialista.