Su cara es única y le permite diferenciar su identidad de la de los demás. Es observada y juzgada por cada una de las personas con las que se relaciona. Su cara es la encargada de alguna de las funciones más importantes de su cuerpo: la vista, el lenguaje, la alimentación, la expresividad, la sonrisa. Cuando una persona ha sufrido un accidente con lesiones faciales, tiene algún defecto, malformación congénita o lesiones tumorales, a menudo busca la ayuda de un médico especializado en estos problemas: un cirujano maxilofacial.

Su cara es de máxima importancia para su médico. Con una amplia formación y experiencia en el tratamiento de problemas faciales complejos, su cirujano maxilofacial le brindará el máximo nivel de atención médica para este tipo de lesiones.

Cómo se forma un Cirujano Maxilofacial?

Los Cirujanos Maxilofaciales son especialistas médicos altamente cualificados con un período de formación comprendido entre 11 y 14 años. Tras 6 años de estudios realizan 5 años de especialización en un servicio hospitalario de Cirugía Maxilofacial.

Qué es la cirugía maxilofacial?

Es una especialidad medico-quirúrgica que se ocupa de aquellos procesos patológicos que afectan a la cara y el cuello, como son:

Tumores benignos y malignos de cara y cuello, fracturas y heridas en la cara, malformaciones congénitas de cara y cuello en opcasiones asociadas a alteraciones craneales, cirugía reconstructiva de la cara, cirugía oral(dientes incluídos, quistes, ..), enfermedades de las glándulas salivares, patología de la articulación temporomandibular.
Al igual que no hay dos caras idénticas, tampoco hay dos enfermedades o malformaciones iguales. Algunos de los problemas más comunes tratados por cirujanos maxilofaciales se describen a continuación, no osbtante, su propio médico le explicará los detalles de su caso en particular.

Tumores de la Cara y el Cuello.

En la cara pueden aparecer lesiones tumorales derivadas de muchas estructuras: la piel, la órbita, las fosas nasales, los senos maxilares, la boca, las glándulas salivares, etc. Los cirujanos maxilofaciales están entrenados y capacitados tanto para tratar dichas lesiones (begninas y malignas), como para reconstruír las secuelas que puedan resultar de la cirugía tumoral.

En el caso de los tumores malignos, puede ser necesario tratar además del tumor de la cara, los ganglios linfáticos del cuello por la posibilidad de que también estén afectados por la enfermedad.

Traumatismos Faciales.

Las lesiones traumáticas faciales se producen a consecuencia de accidentes de tráfico, deportivos o casuales (caídas, agresiones, etc). Los cirujanos maxilofaciales suturan meticulosamente las heridas con técnicas y materiales delicados para disminuír al máximo las cicatrices. Cuando los huesos de la cara se fracturan, su cirujano los reconstruirá e inmovilizará para favorecer la curación ósea, manteniendo la estética y la función de la cara. En muchas ocasiones la inmovilización de las fracturas se realiza con pequeñas placas y tornillos.

Malformaciones Congénitas.

Las malformaciones faciales pueden producir alteraciones severas del desarrollo de los niños. Si Usted acude con su hijo para consultar sobre ese tipo de problemas, su cirujano maxcilofacial le indicará no sólo cuál es el método de tratamiento más adecuado, sino también en qué momento debe llevarse a cabo. Algunas deformidades complejas requieren varias operaciones en distintos momentos del desarrollo del niño.

Cirugía Ortognática.

Si no existe una armonía entre el tamaño del maxilar superior y de la mandíbula, pueden producirse pproblemas estéticos y funcionales (masticación). Muchas de las veces su cirujano maxilofacial requerirá de la colaboración de un ortodoncista para poder corregir adecuadamente la mala relación dental y ósea y proporcionar un nuevo equlibrio a su cara.

Cirugía Oral, Articulación Temporomandibular.

Las intervenciones de cirugía oral (cordales, apicectomías) son muy habituales para el cirujano maxilofacial. Los implantes óseointegrados sirven para restaurar la pérdida parcial o completa de los dientes, permitiendo al paciente recuperar estética y función masticatoria perdida de una forma óptima. Son también frecuentes las consultas al cirujano maxilofacial por problemas en la articulación témporomandibular (dolor, dificultad para abrir la boca) o enfermedades de las glándulas salivares.

La cirugía reconstructiva ha evolucionado muchísimo. Hoy ha llegado a comprender los túmores dérmicos, los defectos congénitos, las quemaduras, traumas maxilofaciales, síndromes cráneofaciales, cirugía de las manos, secuelas del tratamiento oncológico, reimplantes con microcirugía, etc.