¿Cómo prevenir la caries?

La educación es el pilar más importante en la prevención de la caries dental. Un buen instrumento para la transmisión y penetración de la educación en salud oral son los niños. Concienciarlos de la gran importancia que tiene el cuidado dental para su salud, ayudará a que ellos de adultos, continúen cuidando su boca y la de sus futuros hijos. Los padres pueden aprender también estos hábitos saludables a través de sus hijos. Los malos hábitos de salud oral están causados por falta de información. Los principales puntos a seguir son los que se deben tener en cuenta para una buena educación en salud oral.

Cepillado dental: Después de cada ingesta alimenticia, si no es posible se recomienda 3 veces al día.
Hilo dental: es un complemento perfecto al cepillado dental para eliminar los restos alimenticios que quedan entre los dientes.

Medidas sobre la dieta: El tipo de dieta influye considerablemente en la producción de caries. Para que los dientes estén fuertes es importante una buena alimentación. Una dieta sin exceso de hidratos de carbono refinados (azúcar) y que contenga vitaminas y minerales, sobre todo calcio, es la más aconsejable para mantener una boca sana.
Uso de Flúor: facilita la incorporación de calcio a los tejidos duros del diente y a su remineralización.
El sellado de fosas y fisuras es una técnica de prevención donde se modifican las áreas más retentivas del diente mediante un material preventivo.
Visitas regulares al odontólogo.

El odontólogo es quién debe transmitir y reforzar la educación sanitaria con respecto a la boca. Guiar en las técnicas de cepillado, uso del hilo dental, el refuerzo de actitudes positivas en la dieta e higiene. Monitorizar la salud de nuestra boca y el desarrollo de la boca en los niños, actuando cuando sea necesario para corregir situaciones que hagan peligrar esta salud.