Implantes Dentales

implantes-dentales (1)

Los placeres simples de la vida pueden causar problemas y dolor a millones de adultos que sufren por la pérdida permanente de sus dientes. Mujeres y hombres de todas las edades están conscientes de los problemas con sus dentaduras artificiales, puentes o dientes ausentes. La mayoría tienen dificultad para hablar y alimentarse, debido a que sus prótesis se desalojan o causan situaciones incómodas.

Para otros, la irritación y el dolor causado por las dentaduras postizas son señal constante de las limitaciones que sienten. Muchos están preocupados por su apariencia y pueden sentir que la pérdida de dientes les ha “envejecido” antes de tiempo. Actualmente, más y más personas están poniendo fin a estos problemas al optar por los implantes dentales, una forma revolucionaria de reemplazar los dientes perdidos. Los implantes dentales están cambiando el modo de vivir de las personas. Con ésta técnica se está descubriendo de nuevo la comodidad y la confianza para comer, hablar, reír y disfrutar la vida.

Qué son los Implantes?

Los implantes dentales oseointegrados son unos dispositivos de titanio, con diferentes tratamientos y recubrimientos de superficie. Su función es la de sustituir las raíces de los dientes naturales, sirviendo de soporte para la conexión, a través de los componentes protésicos, con la restauración definitiva, proporcionando confort, ajuste y estética.

Porqué el Titanio?

Los estudios que disponemos hoy en día, demuestran que el titanio es el biomaterial por excelencia dado su excelente grado de biocompatibilidad con el organismo humano. Además el titanio se oseointegra con el tejido óseo, produciendo lo que podríamos denominar una soldadura biológica entre el hueso vivo y el titanio. También sabemos que es el material que mejor responde con el paso de los años. Estudios de más de 25 años demuestran cómo las prótesis sobre implantes de titanio se mantiene estables con el paso del tiempo.

Qué es la oseointegración?

La integración del titanio con el hueso vivo, con un alto grado de predictibilidad y sin inflamación de los tejidos blandos que lo rodean, es denominada “oseointegración”. El hueso acepta el titanio como si en realidad formara parte de la estructura del propio organismo, produciendo de esta forma una soldadura biológica y creciendo a su alrededor.

Beneficios de los Implantes Dentales.

Los implantes dentales ofrecen una serie de beneficios e importantes ventajas, como:

  • Mayor salud y estética:

Cuando falta una pieza dental, el hueso que la rodeaba comienza a encogerse. Esta pérdida de hueso puede hacer que se retraiga la mandíbula. Los implantes dentales evitan este deterioro del hueso de la mandíbula debido a la pérdida de piezas dentales, permitiendo que su rostro conserve su forma natural. Como alternativa a los puentes dentales, los implantes eliminan la necesidad de desgastar dientes sanos para colocar uno o más dientes artificiales adyacentes.

  • Mayor comodidad:

Debido a que los implantes dentales se fijan firmemente en el hueso, no se deslizan ni se mueven como ocurre con las dentaduras postizas. Esto elimina los principales problemas causados por éstas, incluyendo el calce inadecuado, la irritación de las encías y el dolor producido por los nervios expuestos.

  • Frenar la reabsorción ósea:

La función del hueso maxilar del mandibular es sustentar las piezas dentarias para permitir la masticación. Cuando éstas se pierden, se inicia un proceso de reabsorción ósea que se ve acelerado en la mayoría de los casos por la presión de las prótesis removibles (quitar y poner), produciéndose en algunas ocasiones unas reabsorciones tales que resulta casi imposible el tolerar una prótesis removible tradicional.

Las consecuencias estéticas y funcionales pueden ser dramáticas. Con los implantes no sólo reponemos los dientes que hemos perdido restaurando la función y la estética, sino que al implantar estas raíces artificiales también podemos frenar e incluso detener ésta reabsorción ósea.

Con los implantes dentales podemos detener este proceso de reabsorción que tantos problemas funcionales y psicológicos nos pueden provocar.

Cuándo y a Quién se colocan los Implantes Dentales?

Los implantes dentales se colocan a cualquier edad, siempre y cuando la calidad y cantidad del hueso receptor sea la adecuada. En el caso de que la cantidad de hueso sea insuficiente, se podrán aplicar técnicas de aporte óseo mediante injertos.

Los implantes están indicados en la mayoría de las personas que llevan prótesis completas, o bien precisan la colocación de un puente o pieza dentaria aislada, ya que en este caso no es necesario modificar los dientes adyacentes que pudieran estar sanos. Las contraindicaciones absolutas por otras enfermedades son escasas.

Cómo se colocan los Implantes Dentales?

La colocación de los implantes dentales se realiza en 2 fases, separadas por un período de espera que oscila, en circunstancias normales, desde los 3 ó 4 meses en la mandíbula, hasta 6 u 8 meses en el maxilar superior. Este tiempo de espera es el preciso para conseguir una perfecta unión (oseointegración) del implante al hueso receptor.

1a. Fase Quirúrgica:

Se realiza de forma estéril. El tipo de implante seleccionado para cada caso, se introduce -por medio de una técnica específica- en el interior del hueso maxilar o mandibular. La anestesia podrá ser local o general, según sea necesario.

2a. Fase Prótesis:

Consiste en -pasado el tiempo de oseointegración- descubrir los implantes que están cubiertos por las encías. De esta forma se efectúa la conexión con los componentes protésicos, realizándose todas las pruebas necesarias para confeccionar la restauración más adecuada a cada caso, bien sea una dentadura completa, puente o diente unitario.